Grabado: Técnicas aditivas, Collagraph proceso de trabajo

collagraph141. Introducción

En este artículo encontraréis información que os resultará útil para fabricar matrices empleando técnicas aditivas en grabado, mediante collagraph o colagrafía, o sencillamente para satisfacer vuestra curiosidad sobre el proceso de trabajo que conlleva utilizar esta técnica. Lo que voy a explicar es la forma o procedimiento y los materiales que yo vengo utilizando de forma habitual en la actualidad, lo cual implica que existen muchas otras maneras y materiales posibles para trabajar dentro de estas técnicas.

No pretendo proporcionar información de “manual” con rigor enciclopédico y recetas estrictas, ya que hay muchos aspectos que son difíciles de cuantificar y aunque se apliquen en una u otra medida, pueden proporcionar resultados interesantes. Merece la pena, para los que os iniciéis en estas técnicas, experimentar y buscar diferentes efectos dentro de unos márgenes o criterios que os den cierta seguridad a la hora de abordar el tema y que trataré de facilitaros.

2.

El collagraph es una técnica aditiva, ya que consiste en añadir a un soporte distintos elementos para generar una matriz que posteriormente se entinta y estampa. El procedimiento fue ideado por Glen Alps a mediados del siglo XX.

El soporte para generar la matriz puede ser de casi cualquier material: metal, madera, plástico, cartón, incluso piedra. Yo suelo trabajar con cartón porque es asequible, fácil de encontrar y reciclar, barato, ligero y muy manejable a la hora de manipularlo (cortar, almacenar, etc.). El cartón que utilizo es cartón gris de entre 1 y 2 mm de espesor en planchas (de aprx. 100×70 cm). He trabajado con soportes de metal, como el aluminio (planchas de offset), añadiendo texturas (gesso mezclado con material de carga).

En cuanto a los elementos que se pueden añadir al soporte, también se puede decir que casi de todo, en función de la naturaleza del soporte. Si el soporte es de cartón se pueden añadir: papel, cuerdas, hilos, ralladuras de materiales artificiales (goma de borrar p.e.) y naturales (arena muy fina p.e.), elementos orgánicos (semillas, ramas, hojas, etc.), gesso mezclado con materiales de carga convencionales (pumita o piedra pómez, polvo de mármol, etc.), carborundo, elementos plásticos finos, telas y cualquier cosa que se os ocurra. Siempre hay que tener en cuenta tres aspectos fundamentales: Que los elementos sean flexibles ante la presión, que no sean excesivamente gruesos (que puedan integrarse en la plancha junto al resto de elementos) y que se puedan encolar (si son elementos naturales deben estar secos y mejor prensados previamente, si son plásticos pueden ser más problemáticos a la hora de ser encolados, etc.).

Con este procedimiento se pueden obtener muy diversos efectos y texturas según los elementos agregados y según los tipos de entintado que empleemos para aplicar las tintas, ya que se puede entintar en hueco, en relieve o de las dos formas a la vez (se pueden combinar distintas técnicas a su vez de entintado en hueco y en relieve: a la poupée, doble entintado, rodillo en arco iris degradado, fondino, chine collè, estarcido, etc).

El procedimiento os lo resumo por pasos o fases en el proceso de trabajo:

1- Cortar el soporte (la plancha de cartón gris se corta simplemente con una regla metálica y un cúter con la cuchilla en buen estado). Recomiendo dejar un margen de medio a un centímetro porque normalmente los bordes se repasan al final del proceso, teniendo que cortar nuevamente la matriz para dejar limpio el canto (libre de rebabas o deformaciones, restos de cola y de otros elementos).

2- Encolar el soporte. Yo utilizo acetato de polivinilo (PVA), no obstante, la cola blanca o de carpintero sería una opción en caso de no poder adquirir PVA. La cola (PVA) se aplica diluida en agua con una brocha (de pelo fino o paletina de cerda convencional), si es excesivamente líquida habrá que aplicar varias capas, si es muy espesa, directamente estaremos realizando texturas sobre la matriz. La cola se aplica para impermeabilizar, reducir la porosidad del cartón y protegerlo. Hay que dejar secar bien la cola.

3- Añadir elementos. Los elementos, en función de su naturaleza y de los efectos que queramos conseguir, se pueden adherir al soporte mediante gesso diluido en agua (al que normalmente se le añade una pequeña cantidad de material de carga como la piedra pómez) o una cola (PVA). Cuando los elementos se añaden con gesso, recomiendo aplicar varias capas finas (gesso muy diluido) hasta lograr que los elementos presenten estabilidad y firmeza. Os animo a probar diversas maneras de encolar los materiales (con cola, con gesso sólo, con gesso y poca carga o gesso y más carga, etc.). También se pueden aplicar pastas (gesso con material de carga p.e.) y realizar texturas o dibujos con ellas, empleando multitud de técnicas: manuales o con herramientas (chorreado de la pasta más líquida, aguadas con pincel, efectos con espátulas o cualquier objeto que deje huella,etc.).

Con el tiempo, y a veces, a la primera, con los movimientos vigorosos del entintado o por desgaste general, puede ocurrir que se desprenda un elemento o parte de él. Forma parte de la evolución de nuestra matriz. Se puede reparar o bien dejar, es decir, ir retirando elementos de la matriz que dejan una huella en ella que puede resultar interesante, cuando la matriz ha sido prensada por el tórculo una cierta cantidad de veces. Puede que incluso éste sea nuestro objetivo final, obtener una imagen a partir de la huella o negativo de los elementos que originalmente quedaban en relieve o en positivo.

4- Proteger la matriz con los elementos o efectos realizados sobre ella. Actualmente utilizo para ello la laca de bombilla, aunque estoy intentando encontrar un barniz o similar menos nocivo. Se aplica sobre la matriz una vez que se ha secado perfectamente el encolado descrito en el paso anterior, se aplica una capa y si es necesario otra u otras capas en función del acabado que hayamos dado, los elementos y el espesor que haya tomado al incorporar elementos o realizar efectos en ella.

5- Repasar y/o desgastar la matriz. El proceso no tiene por qué finalizar cuando hemos encolado o añadido los elementos. Una vez hecho ésto, se puede seguir trabajando la matriz manual o mecánicamente, para rebajar zonas, realzar o suavizar texturas, añadir efectos, reforzar la protección, etc. Es importante, antes de entintar, pasar la matriz por el tórculo una serie de veces, para que los elementos o superficies texturadas que componen nuestra matriz se integren y se compacten. En mi experiencia, he comprobado además, que las mejores estampas se obtienen cuando la matriz ha sufrido un cierto desgaste (tras haber sido entintada y estampada una serie de veces), el desgaste se puede acelerar (mediante un lijado suave p.e.).

6- Rematar cantos. Hay volver a cortar la plancha dejando los cantos limpios y libres de imperfecciones (a no ser que la presencia de bordes golpeados, arrugados, irregulares, etc. sea un efecto buscado). Hay que protegerlos con una capa de cola (PVA) y, una vez secos, protegerlos aplicando la laca de bombilla.

El proceso puede continuar una vez que se ha estampado con la matriz. Ésta, es un objeto vivo, en constante cambio, se va modificando con cada estampación. Se puede retocar, quitar o añadir elementos y/o texturas, volver a proteger y volver a estampar.

Espero que este pequeño reportaje os haya sido útil y os animo a buscar más información y a probar con otras técnicas y materiales. Me gustaría recordaros que hay que perder el miedo, lanzarse y sacar partido de los errores, que muchas veces, especialmente en grabado, conducen a resultados brillantes. Os dejo un enlace interesante sobre el tema:

http://tecnicasdegrabado.es/2010/el-collagraph

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>